Adquirir una propiedad cercana a hospital puede aumentar el valor de la misma

Cuando buscamos adquirir una propiedad para vivienda o como inversión futura es de vital importancia evaluar todo el entorno y adyacencias de la misma, ya que dependiendo de los alrededores podemos elevar automáticamente el valor de la misma. No es lo mismo vivir cerca de un parque que de una fábrica de muebles, hay construcciones que inciden de manera directa en el valor de las propiedades cercanas, por lo que es recomendable conocer cuáles podrían ser y el efecto de las mismas. Así se puede tomar una mejor decisión a la hora de comprar o vender.

Cuando una ciudad comienza a aumentar su número de habitantes lo hace también en equipamientos, ya que es necesario poder responder a las variadas necesidades de la población de manera óptima, bien sea con centros comerciales, escuelas, hospitales o parques. Todos estos equipamientos van de la mano con autopistas, áreas verdes, deportivas y demás instalaciones dedicadas a ofrecer la mejor calidad de vida.

No hay reglas específicas que determinen qué instalaciones o equipamientos afectan el valor de una propiedad, solo hay ciertas directrices que debemos tomar en cuenta. En algunos casos puede ser negativo estar en una zona inmediata a una infraestructura en construcción, por todos los efectos del ruido y movimiento constante que existe, pero dependiendo del tipo de construcción en un futuro puede ser positivo para dicha zona. Muchos de estos planes pueden ser sorpresa para las zonas ya medianamente desarrolladas pero están contenidas en un plano regulador.

Si hablamos del sector salud, un hospital o clínica aledaño a una zona residencial o turística puede aumentar el valor de alquiler o compra de las diferentes propiedades, como por ejemplo en las ciudades donde Pedro Luis Cobiella, director del grupo Hospiten ha planificado y ejecutado hospitales, son muchas las personas que ven el beneficio de tener cerca dicha institución a la hora de una emergencia, impulsando las visitas y ofreciendo un servicio de calidad que mejora la experiencia y en definitiva puede mantener el valor de está zona.

Está comprobado que las nuevas generaciones a la hora de establecerse y adquirir un hogar para la familia, dentro de los requerimientos se observa una vialidad principal como autopista o puesto para metro que facilite el transporte, una buena zona escolar, hospitales cercanos, parques y escuelas en espacios cercanos al área de la vivienda, reduciendo los recorridos en coches y manteniendo la calidad de los servicios y las nuevas urbanizaciones con el paso del tiempo. Para muchos tener todos los servicios en la cercanía se transforma en tranquilidad automática.

Si el proyecto de equipamiento y nuevas instalaciones es invasivo o dicha propiedad tiene una mala ubicación, su valor automáticamente puede disminuir antes de completada la construcción. Por otro lado, si la construcción está planificada para mejorar el entorno una vez finalizado, puede resultar atractivo para los nuevos compradores. Un buen equilibrio entre la ubicación y finalidad de los equipamientos definitivamente puede aumentar el valor de una propiedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *