El gas natural es un excelente aliado para así mejorar la calidad del aire en Navarra

A lo largo de los años, el gas natural ha ido desplazando en Navarra  y otras partes del mundo frente a otras clases de energías menos eficientes, pero todavía queda un camino realmente largo por recorrer para así conseguir una transformación plena de todas las calderas más contaminantes y así lograr una mejoría significativa en el medio ambiente de todo el entorno. Sin duda contratar luz y gas natural, se ha convertido en la alternativa más beneficiosa para la salud de las personas y las excelentes condiciones del medioambiente, lo cual produce una energía que cuida todo nuestro entorno.

Al ser comparado con diversos recursos naturales, el gas natural es capaz de contribuir a poder mantener un aire más saludable y limpio, pues reduce entre un 40 y 60% de las emisiones de óxidos de nitrógeno, al igual que casi todas las partículas en suspensión o el dióxido de azufre, las cuales son las principales sustancias causantes de todos los problemas respiratorios, además sus bajas emisiones de CO2 quienes ayudan a mitigar todos los efectos nocivos para el cambio climático y mejorar la calidad que posee el aire, esta situación se vive sobre todo en las áreas urbanas.

Dentro de Navarra en la actualidad existen más de 130.000 viviendas, las cuales siguen utilizando diversas energías altamente contaminantes, todas ellas van a ser transformadas en gas natural y de esta forma evitarían la emisión a la atmósfera un total de 119.000 toneladas de dióxido de carbono anualmente, el principal efecto provocado por estos gases tóxicos es el de invernadero, con una cifra que equivale a la plantación de al menos 3.000.000 de árboles, los cuales pueden cubrir el total de la superficie que cubre la Comunidad Foral.

De acuerdo a ello, durante los últimos 5 años de acuerdo a lo registrado por el informe de la OMS, la contaminación generada en la atmósfera se ha aumentado con una proporción del 8% a nivel mundial, es por ello que para reducir todas las emisiones y mitigar todos los efectos capaces de deteriorar todo el entorno y la salud, por lo que es necesario descarbonizar todo el sistema energético. De esta forma el gas natural se ha convertida en la fuente de energía más limpia, menos contaminante y con la menor proporción de contenido carbónico en todos los combustibles convencionales, este reduce todas las emisiones que son contaminantes a nivel local, sobre todo las emisiones de partículas sólidas sin quemar en el ambiente.

Es por ello que el gas natural se posiciona como la energía decisiva para así conseguir un gran sistema de emisiones de carbono, siempre contribuyendo a poder preservar el entorno ambiente siempre cuidando el aire que estamos respirando constantemente, garantizando el gran bienestar dentro o fuera del hogar. De esta misma manera, el gas natural vehicular como gran energía para lograr la propulsión de los vehículos que también ofrece diversas ventajas medioambientales, por lo tanto figura como una alternativa ante los combustibles tradicionales que terminan poco a poco con la vida en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *