La caída y el auge inmobiliario

La entidad presidida por Jordi Gual Solé Caixabank acude a recomprar el 51% de Servihabitat, acción que se consolidará tras 200 millones de beneficio. Finalmente CaixaBank optó por volver a retomar su sociedad de gestión inmobiliaria, Servihabitat. El banco ha hecho del conocimiento público y a la CNMV que compró el fondo de capital riesgo TPG el 51% de la sociedad por un monto de 176 millones. Dicha operación se inclina por valorar la compañía en alrededor de 45 millones, si ello es comparado con la valoración de menos de 300 a los que fue tasada la sociedad hace unos cinco años.

El fondo norteamericano en ese momento había adquirido una participación mayoritaria en el servicer inmobiliario de CaixaBank, la cual fue una sociedad que se creó con la finalidad de gestionar los inmuebles y activos que adjudicaba el banco durante el año 2013. Para entonces, el desembolsó alcanzó 151 millones.

En la actualidad y tras este anuncio, el banco que se encuentra bajo la dirección de Jordi Gual da cuenta de que la operación le se eleva a 200 millones cuando se estiman los resultados. estima una mejora debido al capital de máxima calidad tomado de 15 puntos básicos. De acuerdo a la pasada presentación de resultados, el ratio de capital CET 1 fully loaded se encontraba en el 11,6 %, tras aumentar en 7 puntos básicos en el último trimestre.

Sin embargo, la entidad calcula que la operación acabará repercutiendo de manera positiva dentro de sus cuentas. En consecuencia, se espera que exactamente le reporte 45 millones. Servihabitat en la actualidad no cuenta con la propiedad de ningún inmueble, por lo que continúan apuntándose en la cuenta de CaixaBank ya que su desempeño esta suscrito a la gestión a terceros. Altamira, de Santander (15%) y del fondo Apollo (85%), custodia en España activos valorados también en unos 50.000 millones. El importe de los de Solvia, propiedad de Sabadell, se sitúa en alrededor de 31.000 millones.

El gestor Haya Real Estate, que pertenece a Cerberus, cuenta como el operador independiente que se presenta de mayor tamaño, ya que cuenta con unos 40.000 millones de activos, sumados entre préstamos fallidos y activos inmobiliarios.

La compañía que controla el fondo de capital riesgo se encuentra en plenas negociaciones con el banco que han denominado banco malo, es decir Sareb, pero quien es el que integra los activos que han sido adjudicados por la banca. Haya gestiona para Sareb activos por unos 24.000 millones, en su mayoría créditos, y, tras sondear el mercado para una eventual salida a Bolsa, la operación fue pospuesta.

En todo caso no hay que dejar de un lado que el sector inmobiliario resulta esencial para el desarrollo de la economía, pero también se trata de un sector que ha sido fuente de vulnerabilidad tras vivir distintas crisis. De manera que, aun cuando los mercados han experimentado una recuperación a escala mundial, este se trata de un acontecimiento positivo, por lo que debe ser tomadas una serie de precauciones con el fin de evitar otro auge insostenible.