La mejor manera de tener una casa sana y confortable

La mayoría de nuestro día lo pasamos en sitios que son bastante cerrados, y ello incluye nuestra casa. Es por ésta razón que debemos protegerla en gran medida de todos esos agentes que actúan como enemigos y que suelen ser nocivos para nuestra salud, entre ellos productos y materiales que son contaminantes.

Uno de los primeros aspectos a considerar es mirar a los inmuebles desde una perspectiva ecológica y no solo con el fin de que preserven nuestra salud, sino también de conservar el medio ambiente en general. Para ello se emplean aparte de los materiales adecuado, el propio aire que se respira, se considera el consumo excesivo de energía, y todo para alcanzar el bienestar de las personas buscando su confort ideal y todo debido al excelente empleo de los recursos tanto materiales, como naturales.

Se tiene la idea generalizada de que, para lograr que una casa sea más sana, implica un gasto económico excesivo y ello no es así, solo se debe aplicar algo de sabiduría y de las distintas técnicas que pueden ser practicadas como en la arquitectura bioclimática o el feng shui, ya que las mismas pueden ayudar y también mejorar diversos aspectos para alcanzar una casa más saludable, que nos respete y de la que obtengamos una palpable comodidad.

Cuidar la calidad del aire intentando mejorarlo: Cuando en una casa circula un aire que no es sano, ello conduce a problemas respiratorios y también dermatológicos. Con la idea de hacerlo más limpio debemos tratar de que en nuestro hogar no circulen humos, evitar los cambios bruscos de temperatura tanto de frío como de calor y ello se logra ventilando a diario la casa, colocando plantas naturales y también ubicando en distintos lugares humidificadores o purificadores de aire.

Debemos tratar de que circule por la casa la energía: de acuerdo al Feng Shui, los espacios en su totalidad se encuentran cargados de energía. En este sentido, la tarea es canalizarla de manera adecuada, y con ello mejorar la salud y el sueño para lograr disfrutar de una mejor vida.

Ir por la mejor iluminación: debido a que está demostrado que la luz natural influye en nuestros neurotransmisores cerebrales, la luz artificial resulta inadecuada por lo que podría provocarnos cefaleas y ciertos problemas al momento de concentrarnos.

Seleccionar materiales que no sean contaminantes: un número importante de personas padecen de alergias o dolores de cabeza que se asocian al uso de elementos contaminantes que se encuentran presentes en nuestras casas como PVC, disolventes o aislantes sintéticos. Es por ello que se deben buscar alternativas como ventanas de madera, tuberías de polietileno y colas naturales.

Se debe tener sumo cuidado con los productos de limpieza: y ello es debido a que de estos surgen emanaciones de vapores tóxicos que son peligrosos para la salud. En la actualidad se pueden conseguir en el mercado productos que son igual de eficaces pero sin componentes peligrosos como jabones biodegradables y ecológicos.